Cada vez más, las pequeñas y medianas empresas se dan cuenta de la importancia de tener presencia en Internet. Hasta hace relativamente poco, muchos propietarios de negocios no veían la necesidad de tener una página web, y mucho menos, una estrategia de posicionamiento online gestionada por una agencia de marketing digital.

Sin embargo, la tendencia ha cambiado, y ahora la mayoría de las empresas y negocios cuentan con al menos una página web que les conecta con el resto del mundo. A pesar de ello, con mucha frecuencia y gracias a la proliferación de servicios online que permiten crear páginas web sin ningún conocimiento, como 1and1 o Wix, entre otros, algunos emprendedores deciden crear sus propias páginas web sin tener en cuenta algunos factores importantes que pasan por alto tras esta decisión.

A continuación comentaremos algunos de ellos.

¡Presta atención!

1. Plantillas poco flexibles

Normalmente, estos servicios cuentan con una amplia selección de plantillas prediseñadas que pueden encajar con el tipo de negocio para el que se pretende. No obstante, si se quiere realizar algún cambio en el diseño o la maquetación de la misma, es casi misión imposible, dado que las opciones de personalización se limitan a colores de texto y tamaño de los mismos. En ese caso, acudir a una agencia de marketing digital sería más que aconsejable.

marketing-digital

2. Crecimiento de la web

Las empresas y las necesidades de las mismas, así como las de sus clientes, con el paso del tiempo van cambiando, y con ellas, sus páginas web. La poca adaptabilidad de las páginas hechas con servicios de creación gratuita y no con una agencia de marketing digital impide que los cambios que suceden en el mundo real se reflejen en sus websites. Por ello, a menudo surge la frustración de no poder adaptar la página web a la realidad de la empresa.

3. Ralentización de la web

Debido a la naturaleza de la configuración con la que las plantillas prediseñadas son capaces de adaptarse a cualquier tipo de negocio, estas páginas web vienen cargadas de código extra que hace que su rendimiento sea lento y, por consiguiente, la velocidad de carga en los navegadores sea lenta, perjudicando así a su posicionamiento en Google.

4. Falta de asesoramiento

No confundir con asistencia técnica, que solo se limita a cuestiones técnicas del sitio web. La falta de asesoramiento a la que nos referimos es a la que se deriva de tener presencia online, porque una vez que un negocio comienza su andadura por el mundo digital, hay muchos aspectos que se deberían tener en cuenta, como la accesibilidad de la web, el posicionamiento online (SEO), la estrategia de redes sociales, generación de contenido o diseño, entre otras. Una serie de servicios que solo puede proporcionar con eficacia y profesionalidad una agencia de marketing digital.

5. Falta de recursos

Como se puede suponer, para tener una óptima presencia online es necesario destinar un recurso que para todo emprendedor o propietario de negocio es muy importante: tiempo.

Y es que para desarrollar y ejecutar una correcta estrategia online se necesita mucho tiempo, un recurso que, tal vez, se debería invertir en desarrollar el negocio. Además, la falta de conocimientos y experiencia necesarios hace que la formación sea imprescindible, con la consiguiente curva de aprendizaje y el aumento de tiempo.

Es por ello que delegar el manejo de esta parte de la empresa a una agencia de marketing online es la decisión más correcta para obtener un desempeño completo y profesional.

Si aún siguen pensando en lanzar tu nueva web sin contar con el apoyo de una agencia de marketing digital, tómate tu tiempo. Aunque parezca sencillo y barato, a medio plazo encontrarás carencias que te serán difícil de superar si quieres que tu presencia digital en Internet sea correcta, efectiva y que aporte valor a tu negocio.